Hipopresivos para runners y triatletas – Zancada atrás

Otra variante de ejercicio combinada con la técnica Kinstretch, principalmente para controlar y ampliar el rango de movimiento articular y para control excéntrico de isquiotibiales.

RUNNERS Y TRIATLETAS, atent@s:

  • Aumento del rendimiento pulmonar y liberación de presión intrabdominal con las posturas y respiraciones hipopresivas.
  • Evita riesgo de lesiones y aumento del rendimiento combinando los hipopresivos con kinstretch.
  • Aumento rango movimiento isquiotibiales.

Disfrutad del vídeo y ya sabéis, cualquier duda me escribís en mis redes.

Rutina de 3 minutos de movilidad articular antes de actividad física

Justo antes de comenzar el entrenamiento diario, SIEMPRE acostumbro a realizar mi rutina de movilidad articular.

No sólo es una forma de activarte sino de lubricar el tejido conectivo y ganar flexibilidad. Si además lo complementas con respiraciones profundas, tienes el doble de beneficio, y además activas tus CHAKRAS o centros de ENERGÍA.

Lo puedes hacer también justo al levantarte de la cama, o en el gym a primera hora de la mañana, verás que sienta de maravilla ❤

“INSPIRA EN 2 POR LA NARIZ, ESPIRA EN 4 POR LA BOCA”

Si eres de las que dice: “no tengo tiempo”, “me siento cansada”, “me duele la espalda”, o “tendría que hacer deporte”, NO tienes excusa, con 3 o 4 minutos por la mañana te basta para notar los beneficios de la activación músculo-esquelética matutina.

Yo los hago cada día antes de mi rutina de HIPOPRESIVOS

Es una pequeña acción que puede ayudarte a mejorar tu salud día a día. Así que, ponte las pilas y luego me cuentas ;P

Hipopresivos para Mujeres Runners y Triatletas

Hipopresivos para mejorar rendimiento deportivo, rendimiento pulmonar, función sexual, afecciones de la columna, incontinencias. Si eres corredora o triatleta, acostumbrada a impacto, si aún no los practicas, ya va siendo hora de que cuides tu suelo pélvico!!!

Clases a domicilio y grupos reducidos semanales. Complementa con los vídeos que envío y adopta la rutina, dáte salud!!!

IM Alcudia 2017

Más vale postear tarde que nunca, jajajaja…

Pues ahí va un pupilo que comencé a entrenar en febrero de este año, al que le costaba seguirnos por aquellos subi-bajas del castillo de Bellver, que venía de una vieja lesión (periostitis), desanimado y con algún kilillo de más, ejem.

A base de cumplir con una correcta técnica de carrera, volúmenes y ritmos adaptados, una planificación de nutrición (de dos meses, donde perdió unos 6kgs), todo esto con constancia, disciplina, ilusión y motivación, ha conseguido que la lesión no sólo no volviera más sino que ha ganado fuerza, velocidad y fondo. Y aunque, bajo mi punto de vista, llegábamos justitos al objetivo marcado, la acabó como un campeón y con una sonrisa en la cara.  Grande compi!!!!

Cómo sobrevivir a un descanso triatlético

Con dificultad, para qué nos vamos a engañar.

Después de poco más de 10 años enganchada a este deporte, el cuerpo me pedía un descanso. Y es que hayas estado más o menos involucrada en esto, el cuerpo envía señales, y siempre hay que escucharlas. En mi caso he rozado la obsesión por entrenar, por no perderme ni un día de series, de volumen, de fuerza, en aras de llenar vacíos y de no sentirme mal por no hacerlo.

Forma parte de la evolución humana, las etapas en la vida, los ciclos. No obstante, no había experimentado nunca esa sensación de estar a la deriva, de desorientación, de síndrome de abstinencia!!!

El hipocampo hacía sus funciones, y mi desorientación e irritabilidad campaban a sus anchas. Jamás pensé que me costaría tanto no seguir con ese ritmo de entrenamientos, trabajo y competición. Ahí me dí cuenta de cuán adicta era.

Y esto es lo que tanto engancha: los retos en sí, el ambiente, el previo a la competición, los rituales, la adrenalina, las endorfinas, los entrenos interminables, los tetris en las maletas de bici, los viajes, los paisajes, picarte con los compis, conocer tus límites, etc, etc, etc… ❤

  –> Mi primera bici (2017, una Cannondale de aluminio :)))) ❤

  –> De mis primeros triatlones en 2007 (Barcelona) ❤

 

 

A día de hoy llevo 9 meses sin competir, y lo que siento ahora mismo es tranquilidad, mejor gestión de mi vida, y destino mi tiempo libre a otras actividades deportivas menos exigentes. Aprendo nuevas actividades, bailo, patino, hago paddle surf, practico técnicas de relajación (yoga y meditación), y por qué no, sigo corriendo y pedaleando, eso sí, a un ritmo más llevadero.

Digamos que he encontrado mi BIORITMO. Al menos por un tiempo, he desconectado la mente de tantas auto exigencias, y me dedico el tiempo para hacer lo que me apetece en cada momento.

Desde hace unos meses me he motivado y volcado un poquito más en el trabajo de fuerza física. Para seguir luciendo palmito durante mucho tiempo más, hay que cuidarse, seguir tonificando y trabajando musculatura, y como no alimentarse de la mejor manera posible, campo en el que estoy aprendiendo muchísimo, y así lo enseño a través de RONUTRYFITNESS, un proyecto moldeado en este tiempo y con muy buena acogida.

  +  

  +     +    + 

Pero de poco sirve un cuerpo atlético y una buena alimentación si no van acompañados de una mente sana. Y esto es lo que más he trabajado durante estos meses de desconexión. Meditación, hipopresivos y demás respiraciones yóguicas, lectura, escritura, y procurarme bienestar.

Entenderte y escucharte, saber el por qué de las cosas, de las situaciones y reacciones, desinstalar programas obsoletos e instalar otros más acordes a las necesidades y deseos actuales. En definitiva, intentar trabajar el subconsciente, esto es lo que proporciona más tranquilidad y una nueva visión de la vida. Eso sí, no es nada fácil, tan acostumbrados que estamos a arraigadas creencias, maneras de actuar y pensar, fijarnos en los detalles y no en el global, dejarnos arrastrar por malos juicios, etc.

Y cuando empiezas a experimentar cambios reales lo ves todo desde otra perspectiva, y a veces recuerdas aquella época como una espectadora, siendo plenamente consciente de ello, y con una sonrisa. Nunca se deja de aprender, incluso de nosotros mismos, sólo hace falta escucharse y dedicarse tiempo.